EL FEMINISMO ES EL PLAN DE LA BURGUESÍA FINANCIERA PARA LA ESCLAVIZACIÓN DEL RESTO DE LA HUMANIDAD.

EL FEMINISMO ES PARTE FUNDAMENTAL DEL PLAN DE LA BURGUESÍA FINANCIERA PARA LA ESCLAVIZACIÓN DEFINITIVA DEL RESTO DE LA HUMANIDAD.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

DESENMASCARANDO


13 comentarios:

Amma Sinclética dijo...

Cordiales Saludos.

La mujer que da aquella conferencia o charla pública no podría estar dándola de no ser por las previas luchas vindicativas efectuadas por las feministas. De no ser por estas esa señora ahora se hallaría en su casa lavando platos y cocinando, no habría tenido acceso a la universidad o a cursar estudios superiores y, por ende, no se hubiese graduado, por lo cual no podría realizar tal conferencia. Le recuerdo que antes de los logros efectuados por las feministas la universidad estaba vedada a las mujeres. Sin embargo, la curiosa paradoja radica en que, al realizar la labor conferencista que el feminismo le hizo posible, aquella señora despotrica contra el feminismo que le permite encontrarse ahí para instruir a otras personas. Increíble. Las contradicciones de la vida o simple ingratitud.

Amma Sinclética dijo...

La irracionalidad inexpugnable, las pasiones y la emotividad descontroladas, y la contradicción desbordante, no son patrimonio exclusivo de la izquierda postmoderna como solía creer…. Pues si la izquierda postmoderna se ha caracterizado por algo, ha sido por sus peripecias lingüísticas para evadir las leyes más elementales de la lógica. Ahora, sin embargo, advierto en individuos conservadores la misma actitud que se complace en la transgresión de las leyes del pensamiento y en la contradicción evidente. La mujer que se oponga al feminismo en su totalidad, pues que sea coherente consigo misma y que se rehúse a votar, a participar en política y a cursar estudios universitarios, actividades cuya razón de ser se encuentra en las vindicaciones feministas.

Anónimo dijo...

Hola Amma Sinclética,
He leído el debate y creo que no hay mala fé en tus palabras. Leo en tus blogs que eres de Perú y además en la foto se te vé muy joven, por ello creo que solo conoces el feminismo en su ámbito teórico y no el práctico. Todas las ideologías son muy bonitas sobre el papel pero los fallos solo se ven cuando se implementan en el mundo real. El feminismo sobre el papel es tan bonito como el comunismo sobre el papel, como el capitalismo sobre el papel, su implementación en el mundo real crea fuentes de miseria e injusticia.

Hablas de esta web como nazi. Bien, recordemos la historia real. El partido nazi realmente era un partido socialista una de sus máximas era "todo dentro del estado, nada fuera del estado", era una ideologia de estado superlativo que apenas dejaba espacios privados (no regulados) para el ser humano. Creo que fué en 1.933 cuando legislaron el delito de autor según el cual la pena que tiene un delito no es proporcional al delito mismo sino a quien es el autor que lo comete. De esta forma los alemanes de religión hebrea cumplian una pena mayor que los de religion cristiana. También había una "discriminación positiva" de los alemanes cristianos sobre los hebreos y se basaban para ello en un desajuste histórico y demográfico: menos del 1% de la población era hebrea y ocupaba un porcentaje muy alto en los altos cargos.

Ahora en españa otro partido socialista ha rescatado el estado superlativo que se inmiscuye legislativamente en la vida privada de sus súbditos bajo un nuevo lema: "lo privado es lo público", impulsado compulsivamente por el feminismo. Se ha restaurado el delito de autor (aunque desde Perú posiblemente no lo creas) con la ley de violencia de género, según la cual un acto que hecho por una mujer es una falta, hecho por un varón es un delito. Cada año se está privando de libertad a unos 100.000 varones (no se sabe exáctamente porque el gobierno se niega a publicar esa cifra) de 1 a 3 días por una simple llamada al 016 de una mujer contra un varón. La lista de burradas de este regimen feminista no son numerables en un post.

Por cierto, dices que lo contrario del machismo no es feminismo, sino hembrismo. Aquí la palabra hembrismo está proscrita, quien la usa se le tacha de machista y maltratador. Los sucesivos gobiernos que han implantado estas leyes se declaran feministas, no hembristas.

El feminismo es otra utopía que funciona muy bien sobre el papel pero que destroza la sociedad en la que se implanta, igual que el comunismo. Después de 8 años del que se declaró feminista (Zapatero) españa está en quiebra, intervenida de facto por el FMI y en proceso de desmembración. Las mujeres no tienen hijos (la maternidad está mal vista por el feminismo), así que se depende de la inmigración para sustituir a las nuevas generaciones que no nacen. Zapatero ve como un logro que aquí haya cada año mas de 100.000 abortos. El sistema de pensiones no aguanta y se está modificando para rebajar prestaciones. Las mujeres están tan contentas porque las empodera sin pedirlas méritos, a los varones los criminaliza hagan lo que hagan. Es la "deconstrucción" (es la palabra que emplea el feminismo) de una sociedad que en los próximos 10 años sufrirá profundos recortes sociales ahora inimaginables.

Mas de la mitad de la juventud está en paro, el pais está desmoralizado y muchos quieren que la unión europea arregle los problemas porque ya no confían en casta feminista que ha destrozado el pais. Con lo joven que eres solo puedes conocer el feminismo teórico pero créeme, conocerás el que se implanta en la práctica (desgraciadamente).

Lo que tu crees que son excesos aislados es sencillamente la normalidad. El feminismo que abrazas solo existe en la teoría, cuando llega al poder se ve su verdadera cara.

Saludos.

Anónimo dijo...

Estimada Amma Sinclética: yo no tengo estudios, pero como muchos otros hijos de pastores tengo la certeza de que entre los hijos de las montañas y sus esposas ha existido siempre un infinito respeto por las leyes de la lógica y de la honestidad intelectual. Por lo que te vengo observando, el exhibicionismo que haces del dominio de las leyes de la lógica contrasta fuertemente con tu falta de respeto hacia la primera y más importante de éstas: la ley de identidad, que como sabrás por tus estudios, establece que A es A.

No te lo digo porque -como es notorio- andes tan convencida de las bondades del feminismo y de la igualdad de género, sino por tu ignorancia de muchos de los presupuestos con los que te manejas. No es pues de extrañar que, por poner un ejemplo, no hayas sabido utilizar adecuadamente la falacia ad hitlerum en un caso práctico, tal como -supongo que estarás de acuerdo- te he mostrado recientemente.

Estoy seguro de que esta mujer del video podría decir las mismas cosas habiendo pasado por la universidad o no y en cualquier caso, lo importante es lo que desvela sobre el movimiento feminista (solo una pequeña parte), que creo que tiene la suficiente gravedad como para tu único comentario sea que hace cien años no tendría título universitario. Hace cien años, esta mujer tampoco habría sido alistada a la fuerza en un ejercito nacional y mandada a morir por el mantenimiento de la libertad y la indepencia de la sociedad en la que le hubiera tocado vivir... así son las cosas.

Verás, es un error muy frecuente juzgar épocas anteriores con la mentalidad actual. Las mujeres (por supuesto no existen "las mujeres" como no existen "los hombres" pero valga para entendernos) han tenido acceso al conocimiento desde la noche de los tiempos, de hecho la lista de reinas, empresarias, discípulas de todo tipo de luminarias filosóficas, religiosas, sacerdotisas o luminarias ellas mismas no se pueden ya borrar de los libros de historia. Ahora bien, en el occidente cristiano, el conocimiento ha sido custodiado en exclusiva por la Iglesia hasta hace muy poco, pues es un hecho que las universidades han sido fundadas y regentadas por la Iglesia hasta bastante después de la revolución francesa. Como la revelación cristiana instituye el sacerdocio masculino, los doctores de la Iglesia (esos hombres sin vida sexual ni apegos, entregados en principio al bien común, a la adoración y al cumplimiento de las virtudes teologales) crearon las universidades y excluyeron a las mujeres de ellas por diversos motivos entre los cuales no eran desdeñables para ellos el evitar la distracción y las tentaciones sexuales. Las mujeres tampoco percibieron esto como una injusticia porque el gobierno de un hogar y una familia era en si ocupación ineludible suficientemente exigente y extenuante como para querer compatibilizarla en la forma e boga hoy en día, con la vocación de la mayoría de las mujeres de desarrollar su existencia dentro de una actividad restringida a los hombres como era el gobierno de la familia, el hogar y la crianza y educación de los hijos. Una ocupación que tanto la Iglesia como "los hombres" en general han valorado siempre muy positivamente y no sin razón, pues es una ocupación estratégica, trascendental y clave para la pervivencia y desarrollo de la sociedad que requiere todo tipo de habilidades y conocimientos nada despreciables que bien permiten el desarrollo pleno de una persona, tanto o más que lo pueden permitir el oficio de economimista, minero o galeote. Así que "las mujeres" en general no se sentían excluidas por este sistema como tampoco los hombres lo estaban por estar excluidos del control del hogar.

Anónimo dijo...

Contrastando con lo anterior, las únicas que hasta hace poco han despreciado la dedicación al hogar y a la familia han sido los y las líderes del movimiento feminista y los seguidores del sr. Karl Marx. En cualquier caso la Iglesia, responsable de todo esto, no excluía de la más alta educación disponible a las mujeres que sentían vocación por los más altos estudios, solo que recibían su educación fuera del ámbito público de las universidades: se les permitía estudiar por libre sin asistir a clases y conseguir titulaciones, era la universidad a distancia de la época, pero la verdad es que ni siquiera esto era cierto: en el siglo XV-XVI ya algunas fuentes hablan de mujeres en las aulas universitarias de Salamanca y Alcalá de Henares: Teresa de Cartagena, Luisa de Medrano,Francisca de Lebrija... Santa Teresa de Jesús, por poner un ejemplo, fue reconocida en vida como una eminencia por encima de muchos hombres y finalmente nombrada "doctora de la Iglesia". Y es que para la mayoría de la población ya fueran hombres o mujeres, alcanzar la titulación universitaria era tan quimérico como que tu o yo podamos formar parte de una misión espacial.Por poner un ejemplo, hasta hace muy poco los dentistas eran los barberos, los sicólogos eran los taberneros y los ginecólogos se llamaban matronas.

La impresionante transformación de la sociedad occidental en los últimos 200 años hace muy difícil la comprensión de los hombres y mujeres de la antigúedad. Como persona que ha vivido (por necesidad) en sociedades ultramodernas como en sociedades decimonónicas, medievales e incluso prácticamente neolíticas, hace tiempo que no me rasgo las vestiduras por las comparaciones históricas hechas sin perspectiva contextual, porque suelen ser las causantes de provocar la irracionalidad inexpugnable, las pasiones, la emotividad descontroladas y la contradicción desbordante. Permiteme contradecirte en tus ideas feministas: la evolución lógica y coherente de una mujer que se opone al feminismo en su totalidad en el siglo XXI, es una mujer que si quiere vota, participa en política y cursa estudios universitarios, porque estas posibilidades son producto de la evolución de las sociedades modernas y se habrían dado exactamente igual de no haber existido nunca el movimiento feminista y sus aciagos presupuestos. Y como prueba incontrovertible, en un país tan atrasado en temas de feminismo como ha sido España hasta los años 80, la actas de la primera mujer que estudiaba en la univesidad datan de 1785: María Isidra Guzmán de la Cerda recibió el Grado de Doctora en Filosofía y Letras Humanas en la Universidad de Alcalá de Henares. ¿Crees que se lo tuvo que agradecer al movimento feminista? Pues por supuesto que no, y es que el feminismo es el reino de los "factoides" y con "factoides" feministas se hace muy difícil cumplir con la primera ley de la lógica, la ley de identidad.

Tenía abandonado el blog porque tengo otra inquietudes que desarrollar, pero voy a ampliar algo de este tema de la "igualdad" (en realidad igualitarismo anexado a una discriminación negativa injusta porque la sufren seres que no tienen ni tienen arte ni parte en las desigualdades del pasado, ni parece que pueda algún día vayan a dejar de sufrirla, pues como toda chapuza producto de mentes chapuceras, ni se han establecido parámetros que fijen el momento de su extinción, ni existe voluntad ninguna de que se extinga estas leyes discriminatorias, pues las desigualdades que pretendían compensar extemporaneamente, hace tiempo que se han invertido mientras todo sigue igual en el mundo de la discriminación en contra de los varones) y de ello va la próxima entrada, un video muy breve pero de mucho contenido (forma parte de un video mucho más largo).

Amma Sinclética dijo...

Estimado Anónimo:

Muy interesante su respuesta. En ella figura información que, de hecho, desconocía. Averiguaré la veracidad de los datos expuestos.

Veo que usted piensa que soy una feminista. Aunque estime al feminismo por diversos motivos, no me considero feminista, ya que discrepo en puntos cruciales con esa ideología. De antemano clarifico que, a diferencia de lo postulado por los principios feministas, no creo en la igualdad entre mujeres y hombres, no creo en propuestas igualitarias. Si he defendido al feminismo hasta ahora, es porque los “argumentos” en su contra me han parecido falaces y porque considero que anular de forma absoluta a una ideología como esa sin rescatar sus logros y sus virtudes es un craso error. ¿Entonces por qué no me considero feminista? Porque, a diferencia del feminismo, cuya esencia es la igualdad, yo sí reconozco las jerarquías, la superioridad de la feminidad sobre la masculinidad. Soy una supremacista femenina y por eso he tenido serios problemas con las feministas que me han acusado de sexismo por no considerar la igualdad entre los sexos. La verdad es que una supremacista femenina como yo no es bien vista a los ojos de las feministas que sancionan cualquier tipo de consideración jerárquica de superioridad aunque esta no haga daño a nadie. Las feministas me acusan de hembrista, lo cual en efecto soy.

Conozco al feminismo en la praxis. En la vida real, concreta, cotidiana y practica, el feminismo ha efectuado una serie de logros, como, por ejemplo, que el patrimonio de la mujer no pase a ser potestad exclusiva del varón cuando esta se une en matrimonio con él, que la mujer pueda ser profesora universitaria o que las denuncias de maltrato domestico perpetrado por hombres hacia mujeres sean tenidas en cuenta y el maltrato castigado por la ley. El feminismo, sin embargo, pese a los grandes bienes que ha realizado, también ha perpetrado una serie de males, como la desestructuración de la vida familiar y la mengua del orgullo materno junto con la promoción del aborto. Más allá del papel, en la praxis, en la vida real y concreta, el feminismo cuenta con logros virtuosos como con logros desastrosos. Por eso considero que lo más sensato es rescatar todos los logros positivos del feminismo y denunciar los malos, en lugar de pretender destruir todo el feminismo de raíz junto con sus pros y sus contras.

Amma Sinclética dijo...

Atribuye la situación particular de los efectos feministas en España, situación que desconozco y por ende no me es correcto juzgar, al feminismo en general. Sin embargo lo cierto es que lo que ocurre en España se circunscribe a España y la situación del resto del mundo no es acorde a la de esa nación particular. En países como Arabia Saudita, Afganistán e Irán, entre muchos otros, las mujeres no cuentan con los mismos derechos que los hombres, se encuentran marginadas y en clara desventaja, por lo que es menester un feminismo que luche por la igualdad de derechos en esas naciones. Igualmente, en Latinoamérica no acontece lo que en España. Aquí las mujeres se hallan desfavorecidas y no favorecidas, por lo que en estas regiones es necesario implantar el feminismo. Asimismo, meter a todas y todos los feministas en un mismo saco es incorrecto, ya que diversos grupos de feministas se manifiestan en contra de las medidas tomadas en España, entre ellos feministas participes de un blog llamado “Basta de sexismo” en el cual se me acusó de fascista por defender la llamada “discriminación positiva”. Los desvaríos y aquello que, por lo que usted narra, parecen ser las malas aplicaciones de las leyes de “discriminación positiva”, esa mala situación de España en particular, todo eso no debería ser tomado como una referencia para desacreditar al feminismo en general, el cual, dicho sea de paso, a través de organizaciones internacionales de Derechos Humanos como Amnistía Internacional ha logrado salvar la vida de mujeres, adolescentes y niñas que injustamente habían sido condenadas a morir lapidadas. Si todos los países fuesen como España, probablemente el feminismo estaría de más y hasta sería una carga, pero la verdad es que no todas las naciones son como España y, dada su diferente situación, requieren diferentes medicinas. A eso se agrega que todas las ideologías, sistemas y religiones, el feminismo, el patriarcado, el comunismo, el capitalismo, el nacionalsocialismo, la monarquía, la aristocracia, la democracia, la teocracia, el cristianismo, el islam, el judaísmo, etc., cuentan, en su historia, con una larga lista de grandes crímenes cometidos. Todo lo que se relaciona con la humanidad yerra por su contacto con esta. De ahí que no sea lícito condenar a una ideología por los desajustes cometidos por sus representantes. Bajo las mismas razones con las que usted condena al feminismo podría condenar al cristianismo, acusándolo de perpetrar grandes atrocidades como la Santa Inquisición. Igualmente podría condenar al islam acusándolo de cometer atroces crímenes como el incidente de un avión secuestrado estrellándose contra las torres gemelas de EEUU. Nadie se salva, nadie. No pueden ser los yerros humanos los que nos lleven a condenar los principios impersonales de una filosofía. De lo contrario tendríamos que desechar todas las filosofías, incluyendo la filosofía pro familia, pues diversos representantes de esa filosofía pro familia, empezando por los clérigos representantes de la Iglesia, han cometido grandes crímenes en nombre de sus ideales. Más sensato que destruir todos los principios de la civilización de raíz y todos sus valores porque han sido mal aplicados a lo largo de la historia, es luchar contra su mala aplicación, es rescatar los pros y eliminar los contras, recoger lo bueno y desechar lo malo. Construir sobre lo que ya existe, mejorar, pulir y arreglar lo existente, no destruirlo.

Amma Sinclética dijo...

A es A, en efecto. No veo donde he trasgredido ese principio. En cuanto a lo relativo a “reductio ad Hitlerum” considero que mi aplicación ha sido correcta.

No prejuzgo épocas anteriores con la mentalidad actual -mentalidad que ni siquiera comparto a cabalidad, pues aquella cuenta con un paquete de concepciones erróneas y desacralizadas sobre la realidad que yo me niego a aceptar-. Más bien evalúo y juzgo los pros y los contras de épocas anteriores con una mentalidad particular que mis coetáneos no comparten, con una mentalidad “sui generis” que abriga elementos orientales, clásicos, medievales y modernos, y que por ende no se encuentra limitada o circunscrita exclusivamente a la óptica de una época determinada. Si bien es cierto que en cuestiones de “género” no transo del todo con la edad media -aunque sí en algunos puntos: reconozco la virtud de la maternidad y de la familia-, también es verdad que sí concuerdo con ella en un mayor número de puntos: concierto con el sistema feudal aristocrático, con la jerárquica estratificación social, con la hegemonía eclesiástica, con el sistema teocrático, con el sentido sagrado y moral del arte, con la cosmovisión religiosa y espiritual de la vida, con el reconocimiento de una facultad supra-racional de entendimiento denominada “intelecto”, o “nous” platónico, que se halla por encima de la facultad sensitiva y de la razón discursiva y que permite la percepción directa de realidades espirituales superiores, etc. Mi mente, en general, es una mente medieval, no actual, salvo en ciertas cuestiones particulares.

Fue por causa de las manifestaciones sufragistas de mujeres, así como gracias a la participación mediática de personajes políticos como John Stuart Mill, que se consiguió establecer el sufragio femenino. La realidad nos demuestra que “bebe que no llora bebe que no mama”, es decir, que los cambios sociales y políticos se consiguen por medio de la acción directa, en el movimiento de grupos que reclaman por sus derechos y luchan por ellos. A los grupos que actuaron para que la figura femenina se introdujese en la constitución de los Derechos del Hombre y este último término se remplazase por el de “ser humano”, a esos grupos se les llama feministas. Dado que los cambios no suceden de la nada, no se dan en el vacío, sino que son las personas las que efectúan esos cambios, la historia ha designado a esas personas que incluyeron a las mujeres en la lista de derechos de la humanidad como feministas.

Así como usted critica las discriminaciones ejercidas contra los hombres en España, no vendría mal que también criticase las discriminaciones ejercidas contra las mujeres en el pasado y en la actualidad en otros países.

Buscaré sobre los datos que me ha brindado para ver si lo rebato en esos puntos o le doy la razón. Gracias por la información.

Cordiales Saludos.

Anónimo dijo...

Amma Sinclética dijo...

"a diferencia del feminismo, cuya esencia es la igualdad, yo sí reconozco las jerarquías, la superioridad de la feminidad sobre la masculinidad. Soy una supremacista femenina"

No entiendo... ¿En que se basa "la superioridad de la feminidad sobre la masculinidad"?

Anónimo dijo...

"Fue por causa de las manifestaciones sufragistas de mujeres, así como gracias a la participación mediática de personajes políticos como John Stuart Mill, que se consiguió establecer el sufragio femenino."

El derecho al voto de las mujeres en GB fue posible por un esfuerzo continuado, desarrollado durante décadas por toda la sociedad para arrebatarle parcelas de poder a la Corona y sus instituciones. El sufragio universal masculino se logró en Gran Bretaña en el año 1918, el femenino en 1920.

Durante gran parte de ese periodo de luchas de casi cien años, los hombres de GB eran, curiosamente súbditos de una mujer.

Lo importante de esta génesis fue el logro del sufragio masculino, a a partir de ese instante el voto femenino era ya una cuestión de tiempo que no de feministas. Muy poco tiempo se necesitó para que se aprobara el sufragio femenino y no estaría de más reconocer que fueron los hombres quienes lo votaron.

Obviamente también hubo hombres que se opusieron al sufragio femenino. En los EEUU, la verdadera Meca del feminismo, estaban encabezados por los empresarios ligados al alcohol, que luchaban para impedir el voto femenino conscientes de que si las mujeres votasen el negocio del alcohol tendría muchos problemas (como efectivamente los tuvieron más tarde con la Ley Seca). Curiosamente las sufragistas norteamericanas por su parte, estaban fuertemente ligadas a los esclavistas.

En el momento en que los hombres luchaban por el sufragio universal masculino, la líder y pionera feminista Elizabeth Cady Stanton se escandalizada -en sus propias palabras- ante la idea de "hacerse a un lado y ver como Sambo entra antes en el reino". Insistía en comparar desventajosamente a los negros, sin formación ni educación, con las cultas y refinadas mujeres. En fin, que lo de la igualdad era para algunas.

En Kansas, Susan Anthony y su marido llenaban locales pidiendo el derecho al voto femenino, pero no les importó aliarse con el político demócrata George Francis Train, un racista reconocido que les financió "The Revolution", una importante revista, quizá la publicación madre del feminismo.

Las Mujeres del KKK básicamente iban por las casas hablando sobre lo que los negros le podían hacer a las mujeres (la famosa violencia de genero).

Las primeras Mujeres del KKK también escribían sobre la monotonía de la maternidad y otros típicos temas feministas similares a los mismos que leemos hoy en día.

Como puedes comprobar, no solo hay que agradecerle a John Stuart Mill el logro del sufragio femenino, las Mujeres del KKK fueron una de las mayores fuerzas de base del movimiento "Votes for the Women", al menos en los EEUU. Los esclavos del Imperio británico no vivían en la metrópolis ni tenían derechos civiles.

Pero hablando de lo que conocemos más de cerca, durante la II Repúlica Española la mayor parte de las entonces escasísimas feministas, encabezadas por Victoria Kent, SE OPUSIERON al voto femenino. No les era útil para su agenda oculta.

El feminismo, dado a conocer por Marx y Engels como "la liberación femenina" fue creado por el comunismo como un arma para desintegrar las odiadas sociedades burguesas e ilusionar a las mujeres con la liberación de las cargas tradicionales y su acceso a la actividad productiva fuera del hogar en un paraíso de igualdad. Pero una vez en el poder y tras unos primeros años en que se pusieron a prueba todas las doctrinas liberadores, se abandonaron aquellas que consideraron un error en la práctica y se reorganizó la liberación femenina en un corpus radical como producto de exportación destinado a descomponer las sociedades burguesas, de la misma forma que el Imperio Británico o Mao Tse Tung utilizaron el opio para desestructurar a sus enemigos.

Anónimo dijo...

Para no dejar esta génesis en las 2 primeras raíces del movimiento feminista, hablemos de la tercera.

Apoyándose en la irrupción de las ciencias eugenésicas, el feminismo, aprovechando la incipiente caída a un segundo plano de las creencias religiosas apostó fuertemente por el aborto y la anticoncepción como vía de acceso al nuevo mito de "la liberación", representando un papel fundamental en la aceptación y expasión de la ideas malthusianistas y racialistas (ahora camufladas) de la oligarquía anglo-norteamericana. Vamos a dejar a Hitler y Mussolini de lado para que no digas que utilizamos intencionalmente argumentos espúreos.

El resto lo estamos viviendo ante nuestros ojos: de la mano de la ideología del marxismo cultural preponderante en los EEUU, un desarrollo inarmónico de sus 3 raíces originales lleno de travestismo, con unos logros que no son precisamente para echar cohetes que empiezan a atacar gravemente a la esencia de la feminidad y a perjudicar inequivocamente al conjunto de la sociedad y que ahora está fuertemente incardinado en el proyecto para "un nuevo siglo americano" (No dices que hay que exportar el feminismo al Islam?).

Dice Esteban Prado:

No hay en el salariado una mejora de la condición femenina, insuficiente pero necesaria, como dicen quienes hacen de abogados de las y los grandes capitalistas, la condición de productora/consumidora no aporta la libertad ni la dignidad básica a la mujer, y no solo no limita el patriarcado sino que amplía sus prerrogativas, ejerciendo las jefas y los jefes de nuevos “pater familias” con un poder más omnímodo y desalmado que el que soportaban las féminas en el pasado.

El nuevo patriarcado feminista prepara para las mujeres un nuevo orden esclavista en el que la mayoría no seamos sino mano de obra para servir al capitalismo y al Estado, carne de cañón para sus ejércitos y custodios del orden social contra nuestros iguales encuadradas en sus policías, mientras la minoría de las poderosas nos sojuzga y tiraniza.

Anónimo dijo...

¿Criticar las injusticias cometidas contra las mujeres en el pasado y en otros países? ¿No te conformas con un aparato mediático todopoderoso y prácticamente totalitario como el que tenemos en España desde hace más de 15 años? Ya hay miles de altavoces mediáticos que lo hacen a diario 24 horas al día, no hace falta más, te lo seguro.

Ni siquiera tiene sentido pedírnoslo respecto al pasado, ¿para qué quieres que critiquemos los supuestos crímenes de nuestros abuelos mientras los que estamos siendo atacados ahora somos nosotros? Ni siquiera criticamos las injusticias cometidas contra los hombres en el pasado, que es otro tema altamente jugoso y desconocido que ni osamos mentar, porque ¿No te has dado cuenta de que cualquier manifestación pública que hagamos para llamar esa atención que nadie presta a las injusticias contra los hombres (somos invisibles o mejor dicho solo se ve la parte criticable)tiene que venir precedida del consabido "Obviamente, son muchas y muy lacerantes las injusticias cometidas contra las mujeres en el pasado".. pero, hoy en día en España los peores trabajos, los suicidios, 100.000 encancelados al año sin acusación judicial, sin habeas corpues, discriminación negativa (positiva) tal y tal ....

Evidentemente, la dictadura feminista nos obliga a hacerlo, culparnos de lo que no hemos hecho y aceptar la culpa genéricamente por los crímenes de una minoría. Cosas del triunfo de los presupuestos racionales de la filosofía feminista. Nosotros, por el contrario, acusamos al feminismo, y no a las mujeres, tenemos esa grandeza de espíritu.

Anónimo dijo...

Lo que no sabe Amma es que al parece en España una feminista es tan politicamente incorrecto como una hembrista o "feminazi". Así que entre "hembrista y feministas" hay unas sílabas de diferencias.
Curiosamente yo también soy del país de la respetable. Esa distinción aún puede ser validad en Perú... dentro de poco ya no será tan así.

Estefania.