EL FEMINISMO ES EL PLAN DE LA BURGUESÍA FINANCIERA PARA LA ESCLAVIZACIÓN DEL RESTO DE LA HUMANIDAD.

EL FEMINISMO ES PARTE FUNDAMENTAL DEL PLAN DE LA BURGUESÍA FINANCIERA PARA LA ESCLAVIZACIÓN DEFINITIVA DEL RESTO DE LA HUMANIDAD.

jueves, 21 de octubre de 2010

Sexo, lengua, estudios de género y otras imposturas [2]

http://barcomasgrande.blogspot.com/2008/10/estupideces.html

LA ASBOLUTA FALTA DE RIGOR CIENTIFICO DEL FEMINISMO DE GENERO SE ESTA CONVERTIDO EN LEYES


La segunda ola del feminismo surgió otro a finales de los sesenta por la acción conjunta de la oligarquía financiera y las agencias de inteligencia de las grandes potencias. El feminismo de género. El feminismo de género nació bebiendo de una serie de corrientes ideológicas delirantes que proliferaron como setas en la Europa de los setenta, aunque rápidamente se extendió a Estados Unidos. Sus postulados tenían como idea central la celebre frase de Simone de Beauvoir: “La mujer no nace, sino que se hace” En efecto, este feminismo sostiene que la mujer no existe como tal sino que es un constructo social. Niegan la existencia de un género o identidad sexual innato y afirman que todos los bebes nacen neutros, siendo la sociedad quien inculca en sus cerebros las ideas de lo masculino y lo femenino. Las feministas han estado décadas, si no siglos, luchando por reivindicar su papel en la historia y ahora algunas de sus herederas afirman que la mujer no existe, que no es más que una invención cultural. Como las normas de etiqueta.

Suponiendo a la mujer como invención social, las feministas de género se centran en el cambio de aquellos referentes culturales que consideran machistas, como el lenguaje, esperando con ello propiciar un cambio en la realidad de las mujeres. Pretenden destruir el significado cambiando el significante, invirtiendo la relación causa efecto como por arte de magia. Al contrario que los del feminismo de la igualdad, los logros reales conseguidos por el feminismo de género se pueden contar con los dedos de una mano. O sin ellos, ya que estamos.

Desde hace unos años, en España por lo menos, el feminismo de género ha acaparado de tal modo la atención mediática y académica que ahora se autoproclama como el único y verdadero feminismo. Todas las universidades han creado áreas para los estudios de género, o estudios de la mujer como se los denomina a veces, publican una abundante cantidad de material sobre el tema y se realizan seminarios casi a diario (por lo menos en mi universidad), siendo su buque insignia la lucha contra el lenguaje sexista. La situación de dominio sobre otros tipos de feminismo, incluido aquel que otorgó el voto a la mujer, es tal, que poner en duda la validez de los estudios de género puede interpretarse como una manifestación de machismo. (Yo he sido llamado facha machista por hacerlo. Y soy feminista y de izquierdas...) Conozco a muchas mujeres que niegan ser feministas porque confunden la parte con el todo, piensan (en realidad con razón) que el feminismo de género es el único existente y, obviamente, consideran absurdas sus propuestas. Desconocen la existencia de corrientes feministas racionales y, sobretodo, con sentido común.

En este artículo, dividido en tres partes, pretendo poner de manifiesto que tales estudios, los de género, carecen del más mínimo rigor, se fundamentan en escuelas de pensamiento absurdas y obsoletas, distan de tener la menor evidencia empírica para apoyar sus tesis y las soluciones que presentan son inútiles. Peor aun, ya que son un sumidero de fondos que podrían ir destinados a acciones y estudios con base real.
La primera parte, ésta, del artículo es un primer vistazo al feminismo de género y sus postulados. La segunda se centrará en la absurda base intelectual de los estudios de género así como en los trabajos, completamente delirantes, que publican actualmente. La tercera tocará el tema de la lucha contra el lenguaje sexista.

¿Qué estudios antropológicos, biológicos o psicológicos se presentan como prueba de la inexistencia de un género definido más allá del ámbito cultural? O para probar cualquier otra afirmación de los estudios de género. Ninguno. Absolutamente ningún estudio ni experimento que cumpla los requisitos mínimos del método. Pero esto no es raro en los estudios de género, el desprecio por el método científico es total y ninguna de sus tesis se sostiene sobre experimentos o estudios empíricos. Sus ideas se sustentan en la corriente de estudios sociales que nació con autores como Jacques Lacan, Julie Kristeva, Derrida, Luce Igaray, John Money, etc; en un circuito cerrado de citas y referencias aislado por completo de la biología, la neurociencia o cualquier otra rama del saber, salvo quizá la literatura.

Para comprobar la validez de este discurso social deberemos, en ausencia de cualquier otra evidencia, analizar a los autores originales. Pertenecen a una serie de corrientes que nacieron en la intelectualidad (sea lo que sea eso) europea, sobretodo francesa, posterior en su mayoría al mayo del 68, y que van desde el deconstruccionismo de Derrida al nuevo psicoanálisis de Lacan, pasando por postestructuralismos, existencialismos, etc. Aunque no es del todo correcto, desde este momento, para abreviar, usaré el término posmodernismo para englobar todas estas corrientes, aunque lo más concreto sería usar el término marxismo cultural, el más capitalista de los marxismos. Pero no queremos suscitar suspicacias, ya que todavía nos consideramos “de izquierdas”.

Pero será en la segunda y tercera parte. Antes pienso, al contrario de los seguidores intelectuales de Lacan, ofrecer pruebas de todo lo que exponga en este artículo. He dicho que no existen evidencias que sustenten la idea de la mujer como objeto creado por la sociedad. ¿Pero existen pruebas para sostener la opinión contraria? ¿Evidencias de que el género es innato y existen diferencias psicológicas entre hombres y mujeres? Decenas. Los últimos estudios, realizados en su mayoría por mujeres, apuntan todos en el mismo sentido: el género es una característica física, natural, innata. Al final del artículo doy una lista de científicas que han llevado a cabo estudios sobre la diferencia de género, en la mayoría de los nombres he puesto un enlace a sus curriculums. No he puesto solo mujeres (la selección es de Pinker, 2002) porque piense que su trabajo es mejor al de los científicos hombres, sino para evitar que dichos estudios sean acusados de sesgados por algún tipo de conspiración falocrática. En biología o antropología la distinción entre géneros está asumida desde hace mucho tiempo; en los estudios sociales de género se ignora de forma sistemática simplemente porque es contraria a sus postulados filosóficos.

Prueba empírica 1:

                                     John Money, científico loco


Es difícil concebir un experimento en el que probar de forma empírica la diferencia natural entre los géneros masculino y femenino. Habría que cambiar el sexo de un bebe nada más nacer y educarlo sin mencionarle este hecho. Nadie en su sano juicio haría una barbaridad semejante. Obviamente, el profesor John Money distaba mucho de estar en su sano juicio.

Money era un ferviente defensor de la naturaleza cultural del género. Según él los roles sexuales son imposiciones de la sociedad, los humanos no nacemos machos y hembras, sino neutros. Es la cultura adquirida en nuestro desarrollo la que nos impone la identidad sexual, de hecho Money fue el inventor de la palabra género (gender). Para probar sus afirmaciones, Money siempre sacaba a relucir su más brillante logro, su paciente más famoso, la joven Brenda.

A los ocho meses de edad, un niño fue víctima de una circuncisión chapucera y perdió gran parte de su pene. John Money fue el psicólogo que atendió a su familia y en seguida se dio cuenta de que aquel niño podría ser su espaldarazo académico definitivo. Podría usarlo para probar sus teorías. Aconsejó a los padres del niño que lo castraran, le implantaran una vagina artificial y lo criaran como una niña. Así nació Brenda.

Según Money, el caso de Brenda (el nombre es ficticio) ponía en evidencia la naturaleza artificial del rol sexual. Brenda creció como una niña sin problemas pese a que su cuerpo, sus genes y su mente eran masculinas. Jamás tuvo duda alguna de su identidad femenina y nunca llegó a imaginar su nacimiento como hombre. Brenda creía ser una mujer y era una mujer, la fisiología no tenía nada que decir. El New York Times publicaba: “ha ido avanzando con satisfacción en su infancia como una auténtica niña

Pero la fisiología sí tenía bastantes cosas que decir al respecto. En 1977 se destapó el fraude. Money había falsificado el historial de Brenda para que cuadrase con su teoría. Se descubrió que la infancia de Brenda fue una auténtica pesadilla. Brenda insistía en estar siempre con niños, orinaba de pie y cortaba con tijeras todos sus vestidos. Incluso se intentó suicidar varias veces. A los catorce años se sinceró con su padre a quien dijo que se sentía como un hombre y quería vivir como tal o no vivir. Su padre le contó toda la verdad. Poco después, Brenda se sometió de nuevo a una operación de cambio de sexo, esta vez para volver a convertirse en hombre.

Por supuesto, el afirmar que el género viene definido desde el nacimiento no implica hablar de un sexo superior al otro. Las características como la inteligencia, la capacidad de aprendizaje o la memoria son iguales en ambos géneros. Sea innata o aprendida lo que está claro es que la existencia de la identidad sexual no puede usarse para sustentar un discurso discriminatorio.

Por último, y mediante una desconcertante pirueta mental, surgió una rama del feminismo de género, el feminismo de la diferencia, que sostiene que sí existen diferencias entre hombres y mujeres más allá de las provocadas por la sociedad. Pero tampoco son diferencias genéticas o psicológicas. ¡Son diferencias espirituales! En el libro Women´s Way of Knowing, auténtica Biblia de los estudios de la mujer, se sostiene que “los hombres valoran la excelencia y el dominio de los asuntos intelectuales, y evalúan con escepticismo las argumentaciones en términos de lógica y evidencia; las mujeres son espirituales, relacionales, integradoras y crédulas” Tal como sucedía cuando se negaba las diferencias de género, cuando se afirman se hace de forma arbitraria y sin aportar prueba alguna que la sustente. Hay que creerla porque sí, porque si no no eres feminista. Y encima, las características masculinas son todas positivas mientras que la única claramente negativa (crédula) es femenina. Valientes amigas tienen las mujeres en el feminismo de género. ¿Quién necesita machistas?


En la parte siguiente trataré el apasionante tema de la sólida y creíble base intelectual de los estudios de género. Con algunas de las frases más fascinantes de la historia del pensamiento como “E=mc2 es una ecuación machista (sic)” y otras salidas de esas preclaras mentes. También trataré las no menos divertidas publicaciones que los departamentos de estudios de género de las universidades españolas financian. Con “los edificios machos y hembras”, “la maternidad como construcción cultural” y otras grandes aportaciones al conocimiento humano.

Blum, Deborah, Sex on the brain. The Biological Differences Between Men and Women, 1997
Harris, Marvin, Teorías sobre la cultura en la era posmoderna, 1989
Johnson, Steven, La mente de par en par. Nuestro cerebro y la neurociencia en la vida cotidiana, 2004
Kimura, Doreen, Sex and Cognition, 2001
Pinker, Steven, Cómo funciona la mente, 1997
Pinker, Steven, La tabla rasa. La negación moderna de la naturaleza humana, 2002
Sokal, Alan y Brichmont, Jean, Imposturas intelectuales, 1998
Sommers, Christina Hoff, Who Stole Feminism, 1994
Sterling, Ann Fausto, Myths of Gender: Biological Differences about Men and Women, 1992

jueves, 7 de octubre de 2010

¿POR QUE LOS HOMBRES SE DESPIERTAN UNA MAÑANA Y SE DAN CUENTA DE QUE NO TIENEN DERECHOS?


¿Por qué tantos padres en el Mundo Occidental subsisten en la creencia consoladora de que viven en una Democracia que asegura la igualdad sexual, hasta que de repente ellos pierden su casa y a sus hijos, y se encuentran con el desagradable hallazgo de que habían estado viviendo en un mundo de ensueño? 

En una sala judicial, todos esperan que haya un abogado para la Defensa, así como un abogado para la Acusación. ¿Por qué, entonces, están los países Occidentales llenos de agencias financiadas con nuestros impuestos que atacan a los hombres, con virtualmente no agencias financiadas con nuestros impuestos para defender a los hombres (o atacar a las mujeres)? 

La respuesta a ambas preguntas es la misma: Occidente ha sido captado por la ideología Feminista, que es pro-mujeres y anti-hombres. Según esta ideología, los hombres son los opresores, el enemigo - por tanto es una contradicción a su terminología que los hombres/padres puedan ser oprimidos o perjudicados. Por lo tanto, la Administración no ve la necesidad de acabar con la opresión que tripulan/padres experimentan por medio del Sistema Legal. 

La Solución-Espejismo

Es poco útil para nosotros en el movimiento por los derechos de los Hombres/Padres poner nuestras esperanzas en cambios legislativos, porque: 

El clima anti masculino permitirá sólo mínimos, cosméticos cambios en beneficio de los padres; la Ley continuará siendo administrada en un espíritu anti masculino a causa de la ideología predominante. 

La Verdadera Solución 

Esto es la solución verdadera, en mi opinión: 
  • Seguir insistiendo en cambios legislativos - no porque pensamos que lograremos muchos cambios de leyes a medio plazo, si no porque en el proceso de tratar de cambiar la ley se nos permite hacer público el odio-al-hombre, y con ello socavarlo.
  • Presionando por cambios en el personal, en la instrucción del personal, y en otros aspectos del sistema (la policía, los tribunales, las prisiones, los servicios psico-sociales, etc.) que administran la llamada "justicia".                                                                                                                                             
  • Más importante, contradiciendo la propaganda anti masculina con propaganda pro-masculina e incluso con información anti femenina, porque el amor propio masculino ha sido dañado malamente en Occidente, que está ahora lleno de mentecatos que nunca discutirían con una mujer. 


Esta solución debe seguirse utilizando tanto el análisis teórico como las protestas de activista de varias clases. El análisis teórico es esencial, porque así es cómo conseguiremos atraer a personas influyentes y pensadoras a nuestro lado. Las protestas del activista son también esenciales, porque a menos que hombres/padres estén dispuestos a producir un impacto y a hacer sacrificios para la causa, los medios y los políticos no nos tomarán en serio. 

EL FEMINISMO VA SOBRE LA IGUALDAD. ¡OH YEAH!


Estudiante: ¿Sócrates,  el asunto del Feminismo va acerca de la igualdad?
Sócrates: ¿Quién dice eso?
Estudiante: Las feministas lo dicen.
Sócrates: ¿Dan alguna razón o proporcionan cualquier evidencia de eso?
Estudiante: ¡Sócrates, sin duda usted sabe que las mujeres no piensan lógicamente!
Sócrates: ¿Bien, qué es lo más cercano que vienen a dar como razón o evidencia?
Estudiante: Dicen que hombres han gobernado el mundo.
Sócrates: ¿Bueno, así que ellas critican a los hombres por no reclutar a soldados en primera línea?
Estudiante: No.
Sócrates: ¿Bien, critican ellas a los hombres por permitir que las mujeres vivan más que los hombres?
Estudiante: No.
Sócrates: ¿Acaso critican a los hombres por hacer la mayor parte del trabajo sucio y peligroso?
Estudiante: No.
Sócrates: ¡Parecen poco interesadas en la igualdad, entonces! ¿Qué han hecho las Feministas para mejorar la igualdad, si es que han hecho algo? 
Estudiante: Las mujeres entran a la policía sin alcanzar los mismos estándares físicos que los hombres.
Sócrates: Eso es desigualdad. ¿Qué más?
Estudiante: Las mujeres pueden matar a niños no nacidos aún sin preguntar al padre (o a los niños).
Sócrates: Eso es la desigualdad. ¿Qué más?
Estudiante: Hay una pena más alta cuando un hombre golpea a una mujer que cuando una mujer golpea a un hombre.
Sócrates: Eso es de nuevo desigualdad. Los hombres deben ser tan estúpidos como las mujeres para aguantar eso.

domingo, 3 de octubre de 2010

El aborto es la peor forma de violencia de genero que existe. Protestemos contra él el próximo 25 de Noviembre, Día Internacional contra la violencia de genero.